Carrito de compra
Envío Express Gratis
Tu carrito está vacío.
Pago seguro garantizado

Mis resultados con Acticoco han sido perfectos, dientes más lisos desde el primer día de su uso y mucho más brillantes y uniformes al final del tratamiento. No tiene sabor, y el tono oscuro que deja en los dientes desaparece sin problemas a la mañana siguiente.

Verónica - Compra verificada ✅

Lo que te puede pasar si no te limpias la lengua correctamente

La higiene bucal es mucho más que cepillarse los dientes para mantenerlos limpios, lamentablemente eso es lo que hacen casi todas las personas. Solo que no es la forma indicada para conseguir un aseo completo. Para lograrlo, es necesario que incluyas la limpieza de la lengua, pero debes hacerlo correctamente. ¡Te expones a ciertos peligros sino lo haces!

Limpieza de la lengua: es parte de la higiene bucal

La lengua forma parte de la boca, por eso debes incluir su limpieza cada vez que te cepilles los dientes. ¿Por qué? Cuando ingieres alimentos los residuos quedan depositados en toda la boca y estos se adhieren a la lengua debido a las características de su superficie. Esos restos de comida no pueden quedar allí.

Hay ciertas consecuencias que pueden poner en riesgo tu salud sino limpias la lengua correctamente. Por eso, una higiene bucal adecuada es aquella en la que se incluye la limpieza lingual de forma regular. No basta con cepillarse los dientes usando cepillos, hilo dental, palillos o cepillos interdentales.

Esos métodos, -aunque son necesarios- no serán suficientes para evitar algunas complicaciones serias e incómodas en la salud. De hecho, consideramos que la limpieza de la lengua debe ser parte esencial de la higiene que requiere la boca diariamente. De lo contrario toda la salud del organismo se verá afectada.

¿Qué ocurre sino limpias la lengua correctamente?

Los restos de comida que se adhieren a la lengua, traen como consecuencia la proliferación de microorganismos dentro de la boca. Como resultado suelen presentarse algunas molestias, que son por demás muy desagradables y dolorosas. Por ejemplo:

  • Aparición de mal aliento
  • Ulceras bucales y aftas
  • Altas probabilidades de padecer inflación en la boca

Además de la comida, tomar algunos medicamentos puede provocar el desarrollo excesivo de microorganismos (hongos) en la lengua. La aparición de manchas blancas, el enrojecimiento de su superficie y la pérdida de papilas linguales, son señales de que hay una mala higiene bucal.

Consecuencias de una mala higiene bucal

Como consecuencia, existen altas probabilidades de padecer de una infección que afecte a todo el aparato digestivo. Por otro lado, el mal aliento es causante de vergüenza a quien lo padece y puede reducir su calidad de vida. Otra consecuencia, de una mala higiene bucal, se relaciona con determinados factores de riesgo, que pueden terminar empeorando la salud general.

Algunos de esos factores de riesgo pueden ser, las personas que ingieren mucho alcohol, con problemas de tabaquismo y excesivo consumo de café o té. Estos factores, aunados a la mala higiene de la boca, aumenta el riesgo de que la salud en general del organismo se vea seriamente afectada.

Sin embargo, todas estas consecuencias se pueden evitar solo con desarrollar el hábito de la limpieza lingual de manera regular. Es importante saber hacerlo correctamente lograr una disminución de los problemas bucales y mantener el aliento fresco.

La mejor forma de limpiarse la lengua

Ya sabemos que para tener una higiene bucal completa, debes limpiar la lengua con regularidad y debes hacerlo correctamente. La herramienta adecuada para llevar a cabo esta limpieza de forma segura y eficaz es el cepillo lingual. Con el que puedes quitar todos los restos de comida y las bacterias adheridas en la lengua.

La forma de usar el cepillo lingual es muy fácil, especialmente por su sencillo diseño, que incluyen unos pequeños filamentos en el dorso. Por eso, desde Acticoco, recomendamos que después de limpiarte los dientes, gira el cepillo lingual y pasa los filamentos por la superficie de la lengua.

Realiza movimientos suaves para evitar alguna irritación y desliza el cepillo de atrás hacia adelante. No olvides pasar el cepillo por los bordes de la lengua y repite la operación para que completar la limpieza