Carrito de compra
Envío Express Gratis
Tu carrito está vacío.
Pago seguro garantizado

Mis resultados con Acticoco han sido perfectos, dientes más lisos desde el primer día de su uso y mucho más brillantes y uniformes al final del tratamiento. No tiene sabor, y el tono oscuro que deja en los dientes desaparece sin problemas a la mañana siguiente.

Verónica - Compra verificada ✅

7 Cosas que no sabías sobre tu boca

La higiene bucal es tan importante, que debe convertirse en una prioridad para todas las personas. ¿Por qué? Por dos razones, una de ellas es que, la salud en general del organismo depende en gran manera de tener una buena salud en la boca.

Y la otra razón es que, puedes disfrutar de una mejor calidad de vida.

¿Te gustaría tener una boca sana?

A continuación, descubrirás 7 cosas que no sabías sobre tu boca, y que podrían cambiar tu salud bucal.

1. La caries en los dientes no puede revertirse

Una vez que aparece la caries en los dientes no desaparece. Lamentablemente es un problema que no se puede revertir.

¿Por qué?
El esmalte es la capa que protege los dientes, pero es diferente a otras partes del cuerpo humano, porque no tiene células vivas. Es lo que impide que el diente se repare por sus propios medios.

¿Qué se puede hacer? Evitar que el deterioro se haga más grande, usando cremas dentales especializadas para tratar de darle mayor protección a la dentadura y remineralizarla. Aunque no se puede revertir la carie, sí es posible prevenir que ocasiones daños mayores en la boca.

2. Las encías sanas favorecen la salud del organismo en general

Existe una estrecha relación entre algunas enfermedades crónicas como, la diabetes, accidentes cerebrovasculares y problemas cardiacos con las enfermedades de las encías.

Por eso, es de vital importancia mantener sanas las encías. El resto del organismo y sus funciones estarán protegidos de infecciones y otras complicaciones.

3. La placa: el enemigo más grande de nuestra boca

La placa dental es, una acumulación de bacterias muy nocivas que habitan dentro de la boca alimentándose de azucares y restos de comida. Cuando apenas comienza a aparecer, se presenta sin color y pegajosa, pero al no eliminarse a tiempo, pasa a ser sarro. Un problema bucal que solo los dentistas pueden solucionar.

Por eso decimos que la placa dental, es el origen de casi todas las enfermedades y problemas que afectan la higiene de la boca. Puede ocasionar caries y dañar gravemente la salud de las encías.

4. Aplica la regla de 2 por 2 para cepillarte los dientes

¿De qué se trata esta regla?
Es muy sencillo: cepilla tus dientes al menos dos veces al día durante 2 minutos usando un cepillo de celdas suaves.

Al cepillarte, no lo hagas con tanta fuerza para que el esmalte dental no sufra daños, cambia el cepillo de dientes 3 veces al año y limpia las encías y la lengua.

5. En la boca hay muchas clases diferentes de bacterias

Encontramos en la boca un complejo ecosistema donde habitan más de 800 tipos diferentes de bacterias. Lo ideal para mantener una buena salud bucal es, evitar que se produzca una proliferación exagerada de bacterias para garantizar el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Para ello, es altamente recomendable utilizar un dentífrico como el de Acticoco, que es respetuoso con la flora bucal. Este evitará eliminar las bacterias que necesitas para mantener una correcta salud bucal.

Solo así se puede proteger la salud de la boca.

6. ¡La salud bucal es más que cepillarse los dientes!

Aunque es de alta importancia cepillarse los dientes, está comprobado que la salud bucal es mucho más que eso.

Hay que incluir estos 3 pasos esenciales:

  • Aplicar la regla del 2 por 2, con un cepillo suave.
  • Utilizar cepillos interdentales o hilo dental para limpiar con suavidad la línea de las encías o los lugares de la boca donde el cepillo no llega.
  • Usar un enjuague bucal para remineralizar el esmalte de los dientes y contrarrestar la aparición de la placa.

7. La salud bucal comienza en casa, no en las visitas al dentista

La responsabilidad de mantener una buena higiene bucal corresponde a cada persona, por eso decimos que comienza en casa. Es necesario tener una buena rutina de limpieza bucal para evitar la aparición de enfermedades, como caries o placas dentales. Este trabajo no se puede dejar todo para el dentista, hay que crear conciencia.